Buscar
  • empawerfitness

Año nuevo, ¿KILOS NUEVOS? ¡Ayuda!

Actualizado: 26 de dic de 2020

Y es justo ahora cuando nos acercamos a lo más similar a Dios que tenemos en esta época, ese lugar mítico que me permite hacer cualquier pregunta o búsqueda sin remordimiento o miedo a ser juzgado, ese lugar que arroja miles de respuestas y re-dirige nuestra mirada a la solución fácil y más atractiva (o al menos con más likes): ¡INTERNET!


Entonces ¿Cómo saber qué hacer en un mundo lleno de respuestas que claman ser la mejor? ¿Qué dieta elegir para lavar culpas en estas post fiestas? Atkins, Cetogénica, low carb, interminting fasting...?

¡¡¡…QUÉ HAGO PARA PERDER MÁS GRASA…!!! (Grito agónico)

En este blog haré un poco menos de preámbulo, simplemente te compartiré un poco de mi experiencia e intentaré dejarte, en 5 sencillos pasos, la mejor forma NO SÓLO PARA PERDER GRASA si no PARA NO RECUPERARLA.


Tal vez te creíste lo del preámbulo pero me resulta imposible así que te contaré una breve historia:


Corría el año 2014 yo me encontraba haciendo mi servicio social (Medico Rural), una experiencia fenomenal, vivir en una casa apartada del mundo con tres grandes amigos. Justo durante ese año tuve una lesión importante en un hombro que me hizo alejarme del ejercicio por meses (te adelanto esta combinación peligrosa: sedentarismo + amigos adictos a la buena comida y si porque no decirlo a la buena bebida), entonces ya te imaginarás donde termino Emilio meses después (y si no lo imaginas dejo foto).

Pues bueno tras varios meses de una vida sin freno ni limite de pizza y tres tallas después de pantalón decidí hacer algo por recuperar mi figura, fue ahí cuando me acerqué a uno de mis mejores amigos que estaba estudiando un Master en Nutrición Clínica y le dije “Fer, quiero volver a ver mis cuadritos (y por cuadritos quería decir punta de los pies)” y él me contestó “¿Estas listo en verdad para tanto sacrificio?”. Con la determinación que me caracteriza y como es evidente para la gente que me conoce respondí “SI”.


Fue así como me enfrasqué en una dieta de restricción calórica durante 6 meses, que me hizo llegar a unos niveles de grasa corporal deseables y atractivos, pero ¿a qué costo? No solo a un alto costo social (ir a restaurantes/comidas/ eventos sociales con familia-amigos y privarme de cosas) si no a un coste físico importante, no soy particularmente la persona que más fácil construya músculo así que imaginarás que en una dieta tan restrictiva no sólo se fue la grasa, se fue una parte de mi, llegué a pesar hasta 63 kg (mido 1.75 mts, así que imagina) (y si no imaginas dejo fotos).

Fue entonces cuando todos mis mitos/tabúes acerca de una dieta saludable y balanceada se fueron directamente al suelo, me cuestioné si había una forma más sustentable y eficiente de lograr el cuerpo que quería. Tomando en cuenta que soy un humano y me gusta hacer cosas de humano como: yo no sé....Vivir, ¿tal vez?


Entonces después de mucho leer, cuestionar, experimentar llegué a los siguientes puntos clave para alcanzar un cuerpo sano y que se ve bien de manera sustentable...


1. Conoce tu sabor

-Si eres capaz de identificar los sabores que te gustan y lo que más disfrutas comer, serás capaz de buscar esos sabores en alimentos de mayor calidad nutricional.


2. Conoce lo que hay en tu plato

-El momento en el cual puedes identificar los elementos que conforman tu plato (PROTEINAS / GRASAS / CARBOHIDRATOS) que son piezas clave para una correcta nutrición, podrás buscar los platillos/recetas que tengan estos elementos ya se en casa en un restaurante o en una comida familiar.


3. Porciones adecuadas a ti


-Comemos para no tener hambre, ¡OJO! No confundir esto con -PONERTE FINO- (dicho en el castellano más rimbombante que esta en mi mente). Dicho esto busca raciones que te dejen satisfecho, nunca te quedes con hambre. Y esas raciones extra que comes busca que siempre lleven estos elementos: 1. Proteína 2. Grasas 3. Carbohidratos. Siempre en este orden de prioridad.


4. Huye de lo que te sienta mal


-Pretexto perfecto para no comerte la horrorosa remolacha o ese vegetal que tanto has odiado pero que todo el mundo dice que te pone súper FIT. Nuestro cuerpo es sabio escúchalo, si algo no te cae bien o arruina tu escala de bristol (manera elegante de decir te produce mala digestión) evítalo.


Sólo no uses esto como pretexto para evitar TODAS las verduras, estas son tus mejores aliadas cargadas de fibra, fitonutrientes y vitaminas. ¿Cuántas comer? Las que te apetezca y no modifiquen de manera radical tu digestión y de ser posible al menos 5 colores en el día.


5. Y por último pero no por eso menos importante “DISFRUTA”


-En la comida no hay “buenos” ni “malos”, sólo elementos más o menos alineados a nuestras metas. ¿A qué te refieres? Tú dirás....


Pues ahí te va: si tu meta es vivir sano el mayor tiempo posible tal vez los alimentos ultra procesados y harinas refinadas no sean la mejor opción para ti.


Sin embargo si estás en un comida familiar o campamento o lo que sea y estás disfrutando como nunca PERO sólo hay “perritos / hoy dogs” para comer (ultra procesado dentro de harina blanca) no te preocupes por un día no pasa nada, DISFRUTA esa comida, en ese especial momento estar con la gente que quieres es tu meta, así que ese perrito sin culpa es lo más alineado que encontraras.


Y sumado a este último punto y de manera breve existe una hormona llamada Cortisol que cuando te estresas se eleva y no te permite absorber los pocos/muchos nutrientes en la comida. Así que literalmente estresarte por lo que comes ENGORDA. (Tema de otro blog).


Conclusión pura y dura:


“SOMOS EL REFLEJO DE LO QUE COMEMOS Y DE QUÉ TANTO DISFRUTAMOS LO QUE COMEMOS”


Así que ¿por qué no empiezas evaluando quién eres? O mejor dicho ¿qué comes?

48 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo