Buscar
  • Em-Pawer

Conócete a ti mismo, ¡fácil decirlo pero aún nadie me ha presentado!

Al igual que en una playa empedrada, donde el camino al mar es doloroso pero la recompensa es infinita y placentera, el acto de conocerte a ti mismo puede ser un camino sinuoso, sin embargo el resultado es altamente reconfortante. Y es así como desde la antigua Grecia el concepto de “conócete a ti mismo” ya era propuesto por Sócrates.



Hoy les quiero compartir mi experiencia con Crossfit (deporte del fitness) donde aprendí un par de claves fundamentales y aplicables a todos los aspectos de la vida:


1.Conócete a ti mismo   2.Conoce tu motivación

Año 2015, yo estaba saliendo de una lesión de hombro importante que requirió de una cirugía para reparar unos cuantos desgarros. En ese momento yo estaba en búsqueda de algún deporte o actividad física que me devolviera la motivación por moverme y a su vez mejorara mi aspecto físico (posterior a la cirugía llegué a pesar 63 kg, para las personas que no me conocen, 10 kgs por debajo de mi peso actual, sumado a que soy una persona que batalla mucho para construir músculo).


Fue entonces que en esa búsqueda encontré una serie de videos en internet de gente realizando este deporte “mágico” que ofrecía resultados impresionante en poco tiempo y que se veía brutalmente divertido (si por diversión entiendes quedar desecho en el suelo rogando por que vuelva el aire a ti, y como yo soy una de esas personas pues….), realicé una exhaustiva búsqueda para encontrar el mejor sitio en México para realizar este deporte y varios amigos coincidieron en la respuesta Cygnus Crossfit, sin más decidí ir y muy seguro me apunté.


Mi primera clase, un grupo pequeño, todos éramos principiantes, yo aparte de principiante un “poco” soberbio, en la Pizarra estaba escrito: 5 rondas de 15 Thrusters 75 lbs y 15 burpees sobre la barra. Mi yo interno dijo “¿SÓLO ESTO?” “voy a destrozarlo” y ¡oh sorpresa! a mitad de la ronda 3 mi cabeza daba vueltas, mis piernas pedían a gritos que parara y mi falta de aliento me obligaba a parar (Si ok, lección: 1 humildad…), y así a lo largo de unos cuantos meses seguí repitiendo esta serie de errores una y otra vez, hasta que un buen día mi querida Coach Paulina (ahora mi esposa), habló conmigo y me dijo en un tono suave y amable “¿qué te crees que estás haciendo?, a este ritmo te vas a matar” fue ahí donde nuevamente mi yo -principiante y soberbio- dijo “¿ella qué sabe?, si yo conozco perfectamente mis capacidades”.


Este consejo/regaño de Pau fue previo al WOD que cambió mi vida, nuevamente ignoré indicaciones y ataqué con todo lo que tenía, acto 2 y como ya sospechan “Yo muerto en el suelo rogando por mi vida”. Muy triste y desilusionado por la realidad que me pegaba en la cara sin piedad, decidí iniciar una nueva búsqueda y no necesariamente de deporte, si no una búsqueda de una serie de elementos que me permitieran mejorar en ese deporte que tanto me gustaba (y si tal vez un poco, elementos para impresionar a Pau).


Así que me acerqué al dueño y head coach de este gimnasio (ahora mi gran amigo y entrenador) Iñaki Roza, en nuestra primera plática le dije “Iñaki, quiero mejorar en este deporte” y el me contestó con 2 preguntas:

1. ¿Por qué quieres mejorar en este deporte?

2. ¿Qué es para ti mejorar en este deporte?


(Si Si Si tal cual lo imaginan mi yo (principiante y soberbio) pensó, “no se por eso me acerco a ti”)


Dos preguntas que en realidad cambiaron mi vida y mejoraron mi visión de varias cosas, obviamente en el momento no fui capaz de responderlas incluso me resultaron un poco invasivas pero con el tiempo esas preguntas cobraron mucho sentido.


Ahora sé que esas respuestas no son exactas, de hecho todo lo contrario son completamente dinámicas, por eso para poder obtener esas respuestas y estar conforme con ellas primero tengo que CONOCERME.


Conocerme en múltiples aspectos; físico (para mantener un ritmo adecuado), mental (para conocer mi motivo), sentimientos (para ser capaz de identificar lo que esa actividad despierta en mi).


Esto es una labor constante y titánica, que no se logra en un sólo día. Lo bueno es que

existen elementos o biohacks que nos pueden acercar de una manera amable y no tan dolorosa a estas respuestas.


Ejemplo: La respiración, si así como lo lees, es un acto que realizamos constantemente y estoy seguro que muchos (al menos yo) no somos capaces de sentir cómo respiramos (la motivación de esta es clara ya que es simple “no morir”).


Entonces y como en todos nuestros blogs terminaremos con una propuesta, inicia ese camino al autoconocimiento con algo tan simple como la respiración, dedica 3 min de tu día a esto (¿qué son 3 min? es el 0.02% de tu día ergo= NADA).


En esos tres minutos, cuenta cuántas veces respiras, qué músculos se mueven, qué sensaciones te produce y así con sólo tres minutos habrás dado el primer paso a este bello camino de autoconocimiento al menos de un apartado de tu vida el físico que a su vez se conecta con todos los demás.


Y si 3 minutos te parecen poco recuerda:


“Grandes cambios no requieren grandes acciones, requieren pequeñas acciones MUY constantes”.


29 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo