Buscar
  • Em-Pawer

El conocimiento es poder y la información es libertadora

Como mujer y como entrenadora de varias, en estos últimos años he podido percibir un sin fin de mitos / tabúes o desinformación que repercuten directamente sobre nuestra salud, desde un simple “Cenar Engorda” hasta frases que ponen un estigma de bondad o maldad sobre los alimentos “los Carbohidratos son malos”.

En esta ocasión el blog está escrito en femenino ya que hablaré de un tema que nos impacta directamente a nosotras: La salud menstrual. Y así con este par de frases de Francis Bacon y Kofi Annan doy inicio a una reflexión sobre la importancia de la información verdadera que nos ayude a combatir dichos mitos.

Durante muchos años y sobre todo en el punto máximo de mi carrera deportiva (1 visita en categoría individual y varias en equipo a los CrossFit Regionals) experimenté una serie de cambios corporales que no siempre me hacían sentir de la mejor manera.

Y no me refiero a la ganancia de masa muscular que redefinía mi figura y que mucha gente cuestionaba, porque esos cambios ¡sí que me encantan! y me siguen favoreciendo.

Me refiero a cambios en el aspecto hormonal (que en su momento no percibía así), modificaciones que en ningún momento identificaba como agresiones a mi salud, cambios que para mi resultaban hasta cierto punto normales ya que varias conocidas dentro y fuera del mundo deportivo experimentaban.

Y ustedes dirán “Demasiado preámbulo, cuéntame esos cambios” y si tienen razón así que….

A lo largo de casi 2 años experimente sangrados intermenstruales pero siendo honestos y como muchos de lo que nos leen e incluso yo pensabamos / pensaba “qué mas da si Tengo una Menstruación irregular, si puedo levantar un clean de 30 kg por arriba de mi peso corporal” (si tienen dudas en dicho momento pesaba 63 kgs y levantaba un aprox de 90 kgs).

Pues ahí viene lo interesante a lo largo de estos dos años mi cuerpo quería comunicarme algo, moría literalmente por decirme que me encontraba sobre-entrenada y que no estaba siendo capaz de recuperarme de manera óptima.

Y es así como continua esta historia, yo sumergida en la arrogancia de dominar a mi cuerpo no presté atención a este detalle, que si bien era molesto nada que no pudiera resolver como “BIEN” lo hizo una ginecóloga amiga mía “Toma anticonceptivos y adiós sangrados”.

Pero con el paso del tiempo me empecé a cuestionar si lo que estaba haciendo era lo correcto sobre todo al preguntar de nueva cuenta a conocidos médicos cuando podía dejar de tomar las pastillas ya que claramente esto era una solución temporal.

Ninguno de ellos fue capaz de responderme así que comencé un nuevo camino para encontrar información que me ayudara con este tema y ¡Oh sorpresa! me di cuenta que no podía resolver algo que a duras penas entendía “MI CICLO MENSTRUAL”.

Así que me embarque en una búsqueda de lo que era, para que servía, como poder cuidarlo y honrarlo para que expresara lo mejor de mí.

En este tiempo entendí que las premisas de:


-Tengo una menstruación irregular

-Tengo una menstruación dolorosa

-Tengo mal humor constante

-Menstrúo mucho

Son una forma de nuestro cuerpo de GRITAR desesperadamente que no se encuentra cómodo con lo que esta pasando a nuestro alrededor, ya sea una baja ingesta de comida o carbohidratos, un exceso de consumo de azúcares hasta un sobre entrenamiento que lo están dañando.

Si bien no pretendo que lean un libro de medicina para comprender la base de su ciclo menstrual, me gustaría despertar esa curiosidad para que puedan acercarse a fuentes confiables de información para conocer qué es y sobre todo para qué sirve.

Y ustedes estarán pensando “vaaa… la propuesta de este blog fue -ir a la biblioteca y coger un libro, que aburrido” pues NO.

La propuesta viene a continuación:

Cómo ya hemos hablado ningún sistema que no se conoce o se mide se puede evaluar y para poder mejorar algo tenemos que partir de observar que pasa, así que te propongo algo simple en esta primera parte de este blog que seguro continuara.


Realiza 4 mediciones simples que te permitan conocer un poco más tu ciclo:

  1. ¿Cuándo comienza? (Como dato accesorio es el primer día de sangrado)

  2. ¿Cuánto dura? (Días de Sangrado y Días que pasan hasta el siguiente sangrado)

  3. ¿Cuánto sangro? (Puedes medirlo con una COPA MENSTRUAL)

  4. Y por último ¿En algún momento del ciclo me siento abrumada / enojada o inconforme con él?


Es así como con estás 4 sencillas preguntas habrás dado inicio a conocer una parte de tu biología, algo que ha tardado miles de millones de años en desarrollarse y que cumple una función.

Así que te invito a no ignorar este ciclo como yo lo hice en su momento, te invito a convivir con él a abrazarlo y cuidarlo que al menos te acompañará unos 30-40 años de tu vida.


31 vistas0 comentarios
Contacto
  • Facebook icono social
  • Instagram
  • YouTube