Buscar
  • Em-Pawer

Un paso atrás para ir dos adelante

¿Has cuestionado el dogma que sigues?


Muchos de nosotros nos sentimos seguros siguiendo paradigmas, caminos previamente trazados, márgenes comúnmente aceptados. Pero al igual que usar la ropa de alguien más, muchas veces las cosas ya establecidas no encajan en mí. Porque puedes tener la misma talla y que no te siente igual.



Hace 8 años comencé mi trayectoria como entrenadora en un gimnasio de CrossFit, afortunadamente en este lugar (Cygnus Crossfit) se preocupaban y ocupaban por la educación continua y tuve oportunidad de asistir a diversos seminarios. El día de hoy me gustaría compartirles lo que me ocurrió con dos de ellos, ambos de halterofilia, ambos instruidos por un Senior International Weightlifting Coach de los Estados Unidos (ambos coaches del equipo olímpico de USA). Dichos seminarios los tomé con 2 años de diferencia.


El primero de ellos impartido por el Coach Mike Burgener, en el aprendí bases sólidas, posturas y drills que debía buscar en mis atletas para potenciar su fuerza y mejorar su técnica.


En el transcurso de esos 2 años practiqué y enseñé halterofilia, encasillé mi manera de ejecutar, ver y corregir posturas/técnica. Seguía las indicaciones al pie de la letra y sí, he de admitir que caí en uno de los errores más comunes de un entrenador, casarme con una sola manera de hacer las cosas, sin embargo notaba que no a todos les funcionaban las mismas enseñanzas.

Tiempo después atendí al siguiente seminario impartido por el Coach Dany Camargo, y fue justo en ese momento donde mi cerebro hizo un corto circuito ya que las bases, posturas y drills tenían un enfoque completamente diferente.

Entonces pasó lo inevitable, varias preguntas llegaron a mi mente:


1. ¿Quién de los dos me está mintiendo?

2. ¿Cuál es la correcta?

3. Si ambas son correctas ¿Cuál es la más eficiente?

Y muchas más preguntas del mismo tipo.

Permanecí confundida unos cuantos meses, ya que ambos coaches, con sus distintas maneras, lograban resultados espectaculares: que sus atletas participaran en el más alto nivel competitivo (Olímpico).


Posteriormente al ir ganando experiencia tanto en lo profesional como en la vida, me di cuenta de premisas importantes. He aquí donde comienza el valor de este post:


1. Siempre cuestiona todo lo que haces. (Sobre todo cuando algo no esté dando resultados)

2. Al igual que en la Teoría de la Relatividad propuesta por Einstein existen diferentes enfoques de una misma premisa.

3. Cada atleta/persona es un mundo independiente e incluso a lo largo del tiempo esa misma persona puede ser varios mundos.


Fue ahí donde concluí que el valor de una técnica radica en primero conocer a mi atleta para poder individualizar mi forma de enseñarla y aplicarla en función de las necesidades y limitaciones de él o ella, así como estar siempre dispuesta a reformular la metodología para poder seguir avanzando.

Y tú… ¿Qué dogmas sigues?






35 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo